El mantenimiento de la herrería no es complicado, solo debemos ponerle la atención correcta, ya sea que estén al exterior como rejas, portones, elementos decorativos, protectores. O bien, en el interior, como el barandal o pasamanos de la escalera. Y no debemos olvidar vigas o columnas metálicas aparentes y muebles metálicos, por nombrar algunos.

Los elementos metálicos se deben revisar al menos una vez al año, especialmente en temporadas de lluvia, por eso es importante encontrar puntos deteriorados para poder arreglarlos y evitar que se extiendan y que se deteriore el elemento completo. Te decimos el paso a paso para su cuidado:

-Revisa los elementos metálicos que tengas en casa, localiza manchas de óxido, lugares en donde la pintura se esté cayendo, tornillos flojos, bisagras que rechinan, etc.
-Limpia el elemento. Engrasa las bisagras, ajusta los tornillos. Si hay óxido líjalo para quitarlo y no siga avanzando y haz lo mismo con la pintura, pasa una lija para quitar la pintura que ya este levantada.
-Re-pinta el elemento después de quitar el óxido y las partículas sueltas.

Si realizas el mantenimiento de la herrería periódicamente, seguro con pintar la parte afectada será suficiente. Pero si ya es grande el daño es mejor pintar por completo.